Ir al contenido principal

Todos los padres seguramente confirmarán que criar a los hijos a veces no es fácil, y en el caso de los hábitos de higiene esto es doblemente cierto. Sin embargo, la higiene personal es esencial para la salud y la autoestima de todos los niños. Por lo tanto, vamos a hablar un poco más sobre el tema de la higiene personal de los niños.
 

Cada niño se desarrolla de forma diferente, pero todos tienen algo en común. Imitan prácticamente todo lo que ven. Por lo tanto, el comportamiento de los padres, que son el mayor modelo para los niños, desempeña un papel importante en la educación. La adquisición de buenos hábitos de higiene influirá en el niño de por vida, por lo que el papel de los padres en su crecimiento es insustituible.
 

"¿Y por qué, mamá?"

Los niños son curiosos, así que no podrás evitar la pregunta "¿por qué?". Y eso es bueno, porque ayudará a los niños a aprender una buena higiene. Explícales que en el mundo viven bacterias, bichitos pequeños, que pueden causar enfermedades desagradables a pesar de su pequeño tamaño. Mediante una buena higiene evitamos que estas bacterias se propaguen. Además, nos sentiremos mejor.
 

¿Por dónde empezar?

Para organizarte mejor y mantener los hábitos de higiene, puedes crear una lista de tareas diarias. Proponle a tu hijo que decore la lista con ceras y rotuladores de colores y la pegue en un lugar visible de su habitación. ¿Y qué no debería faltar en esta lista? Hemos reunido seis consejos útiles que apreciarás.
 

1. Ducha o baño regular divertido y seguro

har00905.jpg

Ayuda a los niños a entender que bañarse y ducharse no es sólo una obligación más y un requisito de higiene personal, sino que también puede ser divertido y relajante. Puedes mimarlos un poco añadiendo espuma a la bañera. O convierte un aburrido baño en algo divertido con sus juguetes favoritos para que siempre tenga ganas de lavarse.

har01016.jpg

¿Tienes miedo de dejar a tus hijos ducharse solos para que no se quemen? Los grifos termostáticos son una solución sencilla. Además de ahorrar agua (y, por tanto, dinero y naturaleza), también puedes ajustar la temperatura del agua hasta 38°C sin ningún obstáculo. Para ajustar una temperatura más alta, hay que pulsar un botón especial de seguridad, lo que resulta difícil para los niños pequeños que se bañan o duchan solos. Además, los grifos termostáticos están diseñados tecnológicamente para que el agua que fluye por ellos no caliente la superficie. Así no tendrás que preocuparte de que tus hijos se quemen si los dejas sin vigilancia.

har02588.jpg

Otro ayudante son las alcachofas de ducha con diferentes chorros o las teleduchas con motivos infantiles. Esto convertirá la bañera o la cabina de ducha en un parque acuático para los más pequeños.

2. Uso de pañuelos

Los niños que todavía están aprendiendo los principios de la buena higiene, querrán inevitablemente limpiarse la nariz y las manos en cualquier cosa que puedan tocar, y por regla general son principalmente las mangas. Ayúdales a tener siempre a mano una caja o un paquete de pañuelos de papel. Explícales que los pañuelos de papel son más suaves para la piel y evitan que los gérmenes se propaguen entre sus amigos y familiares.

 

3. Lavado regular de manos

Aunque no podamos ver las bacterias y los virus a simple vista, eso no significa que no debamos preocuparnos por ellos. Las manos de los niños es muy importante mantenerlas limpias, ya que, las bacterias permanecen durante horas en todo lo que tocamos. Puedes encontrarlas en las manillas de las puertas, en el grifo del lavabo, en el tranvía y en el teclado de tu ordenador. Por ello, explícales a tus hijos que lavarse las manos después de entrar en contacto con objetos de uso público evitará la contaminación de otros objetos y también evitará que las bacterias y los virus entren en la mucosa de los ojos, la boca o la nariz, lo que podría provocar una infección. Enséñales a lavarse las manos, especialmente antes de comer y después de ir al baño.

lavarse las manos

Los niños suelen ver el lavado de manos como un deber desagradable. Entonces, ¿cómo hacerlo más interesante? Prueba los grifos automáticos . No sólo son muy prácticos y ahorran agua, sino que pueden parecer un poco mágicos para los niños. Si no quieres hacer demasiados cambios en tu baño, puedes adquirir sólo un dispensador de jabón sin contacto .

RECOMENDACIÓN: La empresa Jika ha creado una serie llamada Baby, que se centra específicamente en los sanitarios para niños. Aquí encontrarás, por ejemplo, un pequeño lavabo con motivo de grillo, que también puede hacer que el lavado de manos sea más agradable para tus hijos.

 

4. Uso independiente del inodoro

Algunos niños empiezan a ir al baño antes y otros más tarde. Un bonito dibujo en lugar de una simple cerámica blanca sirve de motivación y les anima a intentar aprender esta tarea. Sapho  siguió esta idea y desarrolló la serie Kid, en la que encontrarás sanitarios para niños con simpáticos motivos que encantarán a muchos niños. La serie te ofrece un inodoro, un lavabo o un grifo de color.  

Si no puedes conseguir un inodoro así de especial, pero quieres hacer felices a tus hijos, un asiento de inodoro con dibujos es la solución ideal. También puedes conseguir un taburete para acompañarlo, que hará que tu hijo se sienta mucho más seguro en el inodoro.

 

5. Limpiarse o utilizar solo el bidé

Limpiamos a los niños pequeños después de usar el orinal, inculcándoles así la necesidad de hacerlo desde una edad temprana. Sin embargo, como el agua puede eliminar los gérmenes no deseados mucho mejor y con más suavidad que el papel higiénico, podemos recomendar que los niños mayores aprendan a utilizar el bidé.

Aprenderán rápidamente a utilizarlo, por lo que usar el bidé puede ser divertido para ellos.

 

6. Corte de uñas

Como los niños pequeños suelen meterse los dedos en la boca, es conveniente recortarles las uñas. Las uñas más largas albergan más bacterias de las que cabría esperar. Si a tu hijo le molesta que le corten las uñas, intenta hacerlo de forma más agradable. Puedes ponerle música, cantarle canciones o cortarle las uñas mientras realiza alguna de sus actividades favoritas. Esto le ayudará a calmarse y al mismo tiempo asociará algo agradable con el corte de uñas. De nuevo, no olvides una explicación adecuada.

cuidado de los niños

Aprender jugando y con motivación

En caso de que haya un problema, por ejemplo, cuando tu hijo no quiera limpiarse los dientes, nos puede ayudar un ejemplo ilustrativo, un juego o una recompensa. Muéstrale a tu hijo que hasta su peluche favorito necesita limpiarse los dientes: "¡mira cómo le gusta, sus dientes serán tan blancos como la nieve!", o dale de vez en cuando una pequeña recompensa cuando se lave los dientes. También puede ayudar una toalla con un motivo favorito colgada junto al lavabo, o una pastilla de jabón que el niño haya elegido cuando estaba en la farmacia con mamá o papá. Recuerda que no debes castigar a tu hijo cuando haga algo mal, sino explicarle y que entre en razón.

Productos relacionados

308,88 € con IVA
En stock > 100 uds
Se enviará mañana
318,98 € con IVA
Recibimos en nuestro almacén aproximadamente en 21 días (puede cambiar).
307,38 € con IVA
En stock 14 uds
Se enviará mañana
138,98 € con IVA
En stock 63 uds
Se enviará mañana
220,08 € con IVA
En stock 7 uds
Se enviará mañana
201,39 € con IVA
En stock 1 ud
Se enviará mañana
346,70 € con IVA
En stock 2 uds
Se enviará mañana
1.093,50 € con IVA
En stock 2 uds
Se enviará mañana
593,78 € con IVA
Recibimos en nuestro almacén aproximadamente en 25 días (puede cambiar).
arriba
Clientes de Avis www.sanitino.es