Ir al contenido principal

Inodoros del pasado: de retretes medievales a los bidés modernos

Hoy en día, consideramos que un inodoro con cisterna es algo natural. Pero no siempre ha sido así. Un análisis más detallado revela que, hasta hace relativamente poco, incluso los hogares más ricos sólo podían soñar con esa comodidad. ¿Cómo eran los aseos y cómo son hoy?

První záchody (Řím, Řecko).jpg

Vamos desde el principio

La historia de los retretes se remonta a 4.000 años atrás. Los primeros retretes estaban conectados entre sí por una simple acequia cubierta de ladrillos, lo que representaba un eficaz sistema de canalización. Los habitantes del antiguo Egipto, Roma, Grecia e India utilizaban esta forma civilizada de hacer sus necesidades.

Los aseos solían formar parte de los baños, compartidos por todos, y al no estar separados por paredes, también servían como lugar de socialización. La gente hacía negocios, discutía sobre política o simplemente hablaba.

La Edad Media: los tiempos oscuros

Cuando visitamos castillos y palacios, solemos envidiar a todas las nobles y princesas que celebraban bailes en sus mansiones y se vestían con hermosos trajes. Pero olvidamos las realidades cotidianas de la higiene diaria. La falta de canalización y las limitadas fuentes de agua potable no se lo pusieron fácil a la sociedad medieval. La canalización subterránea o los baños regulares eran puras fantasías.

Prevét.jpg

Para evitar que los nobles tuvieran que alejarse demasiado de sus aposentos, las murallas de los castillos estaban equipadas con escusados, es decir, miradores de piedra o madera con una apertura hacia abajo. Este tipo de inodoro no contenía ningún mecanismo de descarga de agua. No había necesidad de uno, la gravedad misma se encargaba de todo. Era esencialmente un baño seco, con excrementos recogidos en el foso del castillo o a los pies del palacio. Los invasores que irrumpieron en el castillo por estos mismos lugares no lo tuvieron fácil.

Hoy en día, todavía se pueden ver esos retretes medievales en algunos castillos españoles.

Por desgracia, el pueblo común lo tenía mucho más complicado. Para hacer sus necesidades, iban a los campos, a la orilla, al bosque, etc. Quizás el único intento de cambiar las cosas para mejor fue un simple baño llamado "Necessaria", construido por el abad Gozpert en la ciudad suaba de San Havel en 820 para sus estudiantes. Pero no duró mucho.

El progreso es un proceso lento

První záchod_Harrington_Alžběta.jpg

En Normandía, en 1519, se promulgó un decreto que obligaba a conectar las nuevas casas a la red de canalización. Así que el progreso finalmente llegó. En 1597, el inglés John Harrington inventó el inodoro moderno para la reina Isabel I, y menos de 200 años después Alexander Cummings añadió la tecnología que hoy conocemos como sifón. Esto evitó que el olor a cloaca entrara en el interior de la casa. Pero en la mayoría de las ciudades, la situación seguía siendo lamentable.

Aunque parezca incomprensible, en el siglo XVII las condiciones sanitarias volvieron a empeorar. La gente temía la peste y pensaba que la acumulación de suciedad impediría que esta virulenta bacteria entrara en el cuerpo. Así que, se mantuvieron alejados del agua. Sólo se enjuagaban las yemas de los dedos después de hacer sus necesidades. Era habitual orinar detrás de las estatuas o en cualquier otro lugar del interior del castillo; los más sofisticados utilizaban orinales.


El lujo del presente

Los cambios realmente importantes se produjeron en la segunda mitad del siglo XIX, cuando se empezaron a construir sistemáticamente alcantarillas municipales y aseos públicos en Europa. Sin embargo, todavía en la década de 1870 era habitual que 20 o más personas compartieran un retrete en la acera de un edificio de apartamentos. Y el retrete seco de la casa de tu abuela en el campo es probablemente recordado por muchos de nosotros. Pero ahora tenemos una comodidad que ni siquiera los emperadores y reyes más poderosos del pasado soñaron. Se ha avanzado mucho, y las instalaciones sanitarias también. En nuestro artículo sobre la historia de los baños, aprenderás cómo era en la corte del Rey Sol, Luis XIV y que el baño se consideraba incluso inmoral en una época.

historie záchodů


Bidé en la corte real

Curiosamente, la historia del bidé también se remonta muy atrás. La invención del primer ejemplo de este alabado dispositivo se remonta a 1710. Estaba destinado a la familia real y originalmente tenía su lugar en el dormitorio. Por supuesto, ha sufrido muchas variaciones en ese tiempo, por lo que hoy tenemos una amplia variedad. Además del bidé clásico, puedes conseguir un bidé y un inodoro en uno o puedes comprar sólo un asiento de bidé. La finalidad de los bidés radica principalmente en sus ventajas sanitarias, higiénicas y económicas. Si adquieres un bidé, no tendrás que volver a cargar con voluminosos rollos de papel higiénico.

Además, la corriente de agua limpia elimina los microorganismos con mucha más eficacia que el papel.

Productos relacionados

241,85 € con IVA
Recibimos en nuestro almacén generalmente en 27 días (puede consultarlo por correo electrónico)
1.307,06 € con IVA
En stock 1 ud
Saldrá del almacén hoy
242,39 € con IVA
Recibimos en nuestro almacén generalmente en 21 días (puede consultarlo por correo electrónico)
379,34 € con IVA
Recibimos en nuestro almacén generalmente en 24 días (puede consultarlo por correo electrónico)
arriba
Clientes de Avis www.sanitino.es