Ir al contenido principal

Cómo solucionar la obstrucción de un inodoro

Los problemas suelen aparecer cuando menos te lo esperas. Algo parecido ocurre con el inodoro, que suele atascarse cuando menos conviene. Sin embargo, es importante mantener la cabeza fría y no entrar en pánico. Te mostraremos algunos trucos fáciles que solucionarán este molesto problema.

Un inodoro obstruido es un tema del que nadie suele hablar con alegría. Sin embargo, cree que este accidente ocurre en todos los hogares. Por supuesto, la obstrucción se puede prevenir con una descarga sistemática. Además, no deben introducirse en el inodoro restos biológicos, artículos higiénicos (excepto papel higiénico), toallitas húmedas, discos de algodón o bastoncillos. Los denominados rollos de papel higiénico biodegradables también son un gran problema, ya que estos también pueden obstruir la tubería de desagüe.

Por lo tanto, puedes prevenir la obstrucción, pero no puedes evitarla por completo. Por eso tenemos algunos consejos para ti.

Para empezar…

Si el agua en el inodoro está subiendo, antes de empezar a pensar en cómo deshacerse de la obstrucción, hay que prevenir el desbordamiento. ¡Actúa rápido! Una cosa que puedes hacer es cerrar el agua en la cisterna. Quita la tapa y luego cierra la válvula abierta. La segunda opción es cerrar el suministro de agua detrás del inodoro. Ahora puedes proceder a resolver el problema.

Primer paso: usa un detergente para la vajilla

Si sólo se trata de una obstrucción moderada, echa un poco de detergente para vajilla en la taza y vierte un cubo de agua caliente a la altura de la cintura sobre ella; el peso del agua ayudará a eliminar la obstrucción. El agua debe estar caliente, no hirviendo. Deja que el agua y el detergente actúen. Si al cabo de un rato no drena más hacia la taza, utiliza un desatascador manual.
 

Un útil ayudante llamado desatascador manual

shutterstock_453183739.jpg

El desatascador manual es un instrumento muy eficaz no sólo en la lucha contra el atasco del inodoro. Siempre vale la pena tener uno a mano, puedes comprarlo en cualquier tienda de artículos para el hogar. Sí que hace falta un poco de fuerza bruta para utilizarlo, pero no te desesperes, no es nada difícil. Coloca el desatascador en el desagüe del inodoro atascado y empieza a bombear con fuerza. Eso sí, asegúrate siempre de que el desatascador esté completamente sumergido en el agua (debe cubrir por completo la abertura del sifón), de lo contrario esta técnica no funcionará.

Si el desatascador no se adhiere, envuélvelo con un paño o sumérgelo en agua caliente antes de usarlo. Esto ablandará la goma y hará que se adhiera mejor. Con un poco de suerte, esto creará una presión que sacará de las tuberías cualquier residuo sólido que haya obstruido el inodoro. En ningún caso intentes volver a tirar de la cadena, ya que podrías causar más problemas. Intenta tirar todo directamente a la basura.

En el peor de los casos, cuando la taza de un inodoro obstruido está llena de agua, puedes utilizar el desatascador después de haberla vaciado. Puede que trasegar el agua no parezca la actividad más agradable, pero puedes ayudarte, por ejemplo, utilizando una manguera de drenaje para acuarios. Si no tienes ese equipo a mano, tendrás que conformarte con un vaso normal. Cuando hayas terminado, coge un desatascador y sigue los consejos en el párrafo anterior.
 

Bicarbonato de sodio y vinagre

Además de la limpieza mecánica, también puedes probar con una solución de bicarbonato de sodio y vinagre. Al mismo tiempo, esta técnica será apreciada por quienes prefieren medios más naturales y ecológicos que los productos químicos.

Echa una bolsita entera de bicarbonato de sodio (500 gramos) en el inodoro y vierte lentamente un litro de vinagre. Por supuesto, utiliza guantes de goma protectores y ten cuidado con los ojos al manipularlo. Para acelerar la reacción, añade 2 ó 3 litros de agua caliente y deja que esta mágica mezcla actúe durante toda la noche. Especialmente si la obstrucción es de origen orgánico, el éxito es casi del 100%.
 

Desatascador de muelle

Un artilugio moderno que puedes utilizar para desatascar un inodoro es el llamado "desatascador de muelle". Se trata de una manguera flexible que puede llegar muy lejos, por lo que es una solución eficaz si la obstrucción se encuentra más allá de los primeros 20 centímetros. A menudo lo utilizan los propios fontaneros. Si no tienes este instrumento en tu casa, bastará con una percha de alambre. Pero ten cuidado de no destruir la taza del inodoro. Desenrolla la percha y envuelve el extremo del alambre con un paño. Ahora todo lo que tienes que hacer es mover la herramienta que acabas de crear en todas las direcciones y utilizar un movimiento giratorio para sacar los residuos que han obstruido el inodoro.
 

Cuidado con poca presión, agua dura y sifón estrecho

Hay otros factores que pueden provocar el atasco de un inodoro. Entre las razones más comunes se encuentra la presión del agua débil, por lo cual el agua no puede eliminar todos los residuos. El agua dura con un alto contenido en minerales que se deposita en el fondo de las tuberías también puede ser responsable de un inodoro obstruido, al igual que un sifón estrecho, cuyas partes curvas pueden obstruirse muy fácilmente.

Productos relacionados

352,74 € con IVA
En stock > 100 uds
Se enviará mañana
163,68 € con IVA
En stock 16 uds
Se enviará mañana
arriba
Clientes de Avis www.sanitino.es