Ir al contenido principal

Algunas personas pueden utilizar un fregadero durante 20 años y aún no encontrar ni un rasguño en él. Con otros fregaderos, las primeras cicatrices aparecen después de un mes de uso. Esto no dice nada sobre la calidad de los fregaderos; los arañazos simplemente aparecen de forma inesperada. Se te cae una olla u otro objeto pesado al fregadero, se rompe un vaso dentro, alguien pasa accidentalmente un cuchillo por la superficie... y el arañazo desaparece. En el caso de un fregadero de acero inoxidable, este es un problema importante, porque aquí las deficiencias de este tipo son, por desgracia, bastante visibles.

 

¿Qué hacer con el acero inoxidable rayado? No hace falta llamar a un profesional ni plantearse comprar un fregadero nuevo por unos arañazos. Puedes eliminar los arañazos tú mismo. Y lo mismo ocurre con la suciedad de cualquier tipo, incluidas las manchas, la cal o el óxido, que irónicamente a veces pueden aparecer en los fregaderos de acero inoxidable. Te aconsejaremos cómo hacerlo.

Qué tipos de manchas y arañazos se pueden eliminar

shutterstock_1433130164.jpg

- piedra de agua

- daños por choque térmico

- arañazos leves o medios

- restos de limpiadores o agentes químicos

- abrasiones

- óxido

¿Qué necesitarás y qué debes tener en cuenta?

- esponja

shutterstock_1032635416.jpg

- paño de microfibra

- pulimento especial para acero inoxidable

No utilices nunca un cepillo, un cepillo de alambre o una esponja de revestimiento grueso, ya que pueden dañar la delicada superficie de acero inoxidable. Tampoco utilices limpiadores con cloro ni arenas líquidas diversas. Si no encuentras un producto de calidad diseñado específicamente para pulir superficies de acero inoxidable, puedes utilizar algunos de los "consejos caseros" que aparecen al final de este artículo.

Cómo proceder

1. No dudes en aplicar un agente abrillantador especial al fregadero húmedo. Exprime la pasta en varios lugares, idealmente cerca de las zonas dañadas.

2. Extender el producto uniformemente con una esponja, idealmente por el lado suave. Déjalo reposar un rato.

3. Por último, limpia el fregadero con un paño de microfibra. Esta es la mejor manera de pulir acero inoxidable en seco.

Cómo limpiar un fregadero ennegrecido en casa

¿No tienes en casa ningún limpiador especial para acero inoxidable y necesita limpiar urgentemente el fregadero antes de que llegue una visita? Puede que te resulte útil nuestra alternativa económica a la limpieza de fregaderos. Uno se las arregla con lo que puede encontrar en casa.

shutterstock_2052318158.jpg

1. Vinagre. El vinagre tiene excelentes propiedades desengrasantes. Aplícalo uniformemente sobre la superficie del fregadero, quizá con un pulverizador. Déjalo reposar un rato. A continuación, limpia en seco el fregadero con un paño suave.

2. Bicarbonato sódico. El bicarbonato de sodio es especialmente bueno para eliminar los residuos de la cocción. Humedece el fregadero y espolvoréalo con bicarbonato. A continuación, extiéndelo con un paño. Déjalo un rato y luego aclara el fregadero con agua. Por último, pule con un paño seco. El bicarbonato sódico también se recomienda para la cocina o la cubertería de acero inoxidable.

3. Limón. Corta un limón y limpia el fregadero con él como si tuvieras un cepillo o una esponja en la mano. Es un ácido natural y también puede eliminar las manchas antiestéticas del fregadero.

TIP: No te olvides consultar nuestros otros artículos que te guiarán por el mundo de la limpieza fácil y te darán consejos y trucos útiles para mantener limpio tu hogar.

Productos relacionados

7,77 € con IVA
En stock > 10 uds
Saldrá del almacén mañana
3,29 € con IVA
En stock 6 uds
Saldrá del almacén mañana
10,08 € con IVA
Disponible con el fabricante
arriba
Clientes de Avis www.sanitino.es