Ir al contenido principal

La cal es un enemigo típico de los utensilios de cocina y baño. Entre los objetos de mayor riesgo se encuentran los grifos, tanto en el baño como en la cocina. ¿Cómo cuidarlos para evitar la cal y qué hacer si, a pesar de sus cuidados, la cal empieza a acumularse?

¿Qué es una piedra de agua?

La cal se forma por la liberación gradual de sales de calcio y magnesio que se encuentran en el agua corriente. Al principio, es sólo una especie de depósito de color blanco a amarillento, parecido a un mapa, pero con el tiempo forma una capa más gruesa, de color marrón oscuro, parecida a una roca. De ahí su nombre.

¿Por qué es necesario tratar la cal?

vodni kamen_a.jpg

La respuesta es sencilla, no es "sólo" una cuestión estética, la cal puede dañar considerablemente las superficies de los equipos y también perjudicar su correcto funcionamiento. Si la cal empieza a acumularse en la palanca de control, los grifos, las manetas o los puntos de fijación de los grifos, la experiencia del usuario se reduce y pueden surgir otras complicaciones, como fugas de agua o grifos que gotean. Existe el riesgo de que se produzcan daños en los equipos circundantes o, en el peor de los casos, incluso inundaciones. Por último, pero no por ello menos importante, también hay pérdidas económicas y despilfarro de valiosos recursos naturales. Otro problema es la proliferación de bacterias no deseadas, para las que los focos de cal son un caldo de cultivo.

¿Cal en la batería? Apuesta por la prevención

La prevención es el primer paso para abordar el problema de la cal. La formación de cal depende del tipo de agua, o de su "dureza". Cuanto más dura es el agua, mayor es el riesgo de formación de cal. La medida preventiva básica es mantener los grifos secos. Ten a mano un paño de microfibra y límpialos después de cada uso. El mayor riesgo está en el lugar donde se acopla el grifo, donde el agua se escurre de forma natural después de utilizar los mandos (palanca, grifos, pomo, manetas giratorias...) con las manos mojadas.

Qué disuelve la cal

cisteni.jpg

Existen varias formas de eliminar la cal. Suelen combinarse eficazmente. Sin embargo, siempre hay que tener en cuenta las superficies tanto del grifo como de los sanitarios u otros equipos. Las formas básicas de eliminar la cal de un grifo incluyen la vía química y el uso de desincrustantes naturales. Entre los desincrustantes naturales están el vinagre, el bicarbonato, el zumo de limón o las bebidas de cola. Aunque no resulte obvio a primera vista, se trata de ácidos, por lo que siempre hay que utilizar equipo de protección al aplicarlos. Además, nunca utilices desincrustante "puro", siempre diluido.

Cómo eliminar la cal alrededor del grifo

Los grifos monomando, en particular, se calcifican con mucha frecuencia. Por eso hay que cuidarlas con regularidad. Una forma de hacerlo es con envolturas de vinagre. Puedes utilizar una venda vieja, un trapo, sábanas/camisetas viejas cortadas (en este caso, ten cuidado de que no se corra la pintura) o estropajos desmaquillantes. Prepara una solución de vinagre (agua:vinagre - proporción 1:1 para la cal más resistente) y empapa en ella el paño o los bastoncillos preparados. A continuación, envuelve la zona afectada en el grifo, sujétalo con una goma elástica si es necesario, y déjalo actuar.

Mientras tanto, haz una pasta de bicarbonato sódico y zumo de limón/vinagre (mezcla bicarbonato sódico con zumo de limón o vinagre para hacer una pasta pegajosa y compacta). Una vez que quites el paño de vinagre, coge un cepillo de dientes desechado y utiliza la pasta para eliminar el sarro restante. Repite el proceso si hay mucha suciedad, o deja la capa de pasta toda la noche. Por último, aclara el grifo con agua limpia y sécalo con un paño.

 

Cómo eliminar la cal de un grifo negro

cerna baterie.jpg

Además del clásico cromo, existen grifos (y otros accesorios de baño o cocina) cuyas superficies están fabricadas con otros materiales o tratadas con revestimientos protectores especiales. Antes de utilizar cualquier producto de limpieza, es importante comprobar que no sea peligroso para la superficie. Un ejemplo típico son los grifos negros en los que los mapas blancos de la superficie del agua no tienen realmente un aspecto saludable. Aquí es especialmente importante la prevención, es decir, mantener el grifo lo más seco posible. Si la cal ataca, suaviza las proporciones y acorta el tiempo de exposición y revisalo continuamente. Limpia el grifo como medida preventiva al menos una vez a la semana. Cuidado con la limpieza mecánica drástica, confía en la suavidad.

Productos relacionados

7,05 € con IVA
En stock 39 uds
Saldrá del almacén mañana
15,13 € con IVA
Recibimos en nuestro almacén generalmente en 8 días (puede consultarlo por correo electrónico)
10,08 € con IVA
Disponible con el fabricante
arriba
Clientes de Avis www.sanitino.es