Ir al contenido principal

El fregadero es una parte indispensable de cualquier cocina y en algunos casos es necesario sustituirlo. ¿No quieres esperar a un fontanero? Con nuestros consejos, podrás sustituir el fregadero de tu cocina tú mismo. Mira cómo hacerlo.
 

El artículo de hoy será útil no sólo para las personas que están construyendo su casa por su cuenta, sino también para aquellos que necesitan reemplazar un fregadero dañado.
 

¿Cuándo hay que cambiar el fregadero?

Nuestros clientes suelen comprar un fregadero cuando construyen una nueva cocina o reforman su casa. Pero también vemos a menudo que la gente sustituye un fregadero barato y de baja calidad por un modelo de mayor calidad. En el peor de los casos, se sustituye el fregadero porque está dañado. Cada material tiene una resistencia diferente a los cambios de temperatura y a los impactos y caídas de objetos pesados.

A veces ni siquiera nos damos cuenta, pero cambios de temperatura o impactos pueden dañar irremediablemente un fregadero. Afortunadamente, hoy en día se puede elegir entre una gran cantidad de fregaderos de cocina. 

Si tú también te encuentras en una situación en la que necesitas sustituir tu fregadero, echa un vistazo a las opciones que tienes.

 

Modo de instalación del fregadero

A la hora de elegir un nuevo fregadero, puedes encontrarte con varios tipos de instalación.

  • Instalación a ras de encimera – la encimera y el fregadero se funden, aumentando visualmente el espacio. Esto es ideal para la piedra.
  • Instalación a lo largo de toda la zona de la encimera – el fregadero sustituye a la encimera por su ancho. Puede utilizarse para cualquier material de encimera.
  • Instalación sobre encimera – el fregadero se introduce en el orificio de la encimera. Esta instalación también es adecuada para todo tipo de materiales.
  • Instalación bajo encimera – el fregadero se fija a la encimera por la parte inferior. Sólo se recomienda para materiales suficientemente resistentes al agua.
  • Instalación sobre a ras encimera – algo intermedio entre la instalación sobre y a ras de encimera. El fregadero se coloca en el orificio, pero su borde casi se funde con la encimera. Esta instalación es adecuada para todas las encimeras.

 

Retirada del antiguo fregadero

Si sólo quieres sustituir el fregadero, tendrás que quitar primero el antiguo.

  1. En primer lugar, ponte lo más cómodo posible y retira todo lo que pueda estorbar debajo del fregadero. No tengas miedo de desmontar también la puerta del armario.
  2. Ahora cierra las válvulas angulares.
  3. Desconecta las mangueras de suministro del grifo de las válvulas. Prepara un cubo para recoger el agua que pueda quedar en las mangueras.
  4. Retira el sifón. Coloca también un cubo debajo.
  5. Ahora vienen los tornillos de la válvula de desagüe. Aflójalos y saca el tubo de la conexión de pared.
  6. Los fregaderos suelen fijarse a la encimera desde abajo con abrazaderas. También hay que aflojarlas.
  7. Retira el fregadero y el grifo (puedes leer sobre su retirada e instalación en el artículo "Consejos para instalar un grifo de cocina").

 

¿Cómo hacer un orificio en la encimera?

En cuanto a la encimera, pueden ocurrir tres situaciones. Si has elegido un fregadero del mismo tamaño que el anterior, no tendrás que modificar el orificio de la encimera. Pero si has optado por un fregadero más grande, entonces por supuesto tendrás que agrandar el orificio (no te preocupes, ya te diremos cómo hacerlo). En el caso de un fregadero más pequeño, tendrás que comprar también una nueva encimera.

Si necesitas cortar o modificar un orificio en tu encimera, sigue leyendo.

  1. Coloca el nuevo fregadero boca abajo sobre la encimera y traza su contorno con un lápiz.
  2. Perfora las esquinas del contorno.
  3. A continuación, coge una sierra de calar y termina el orificio para tu nuevo fregadero.
  4. La humedad podría entrar en los bordes recién formados del orificio y dañar la encimera. Por lo tanto, aplica sellador de silicona, cinta de sellado o barniz impermeable.

 

¿Cómo colocar el fregadero?

  1. Introduce el fregadero en el orificio. Es posible que tengas que cortar un trozo del tabique del armario bajo el fregadero. Ajusta la anchura y la altura del recorte para que se ajuste al fregadero, y añade un centímetro más.
  2. Fija el fregadero por la parte inferior con abrazaderas. Debes apretarlas uniformemente y tener cuidado de no apretar la cinta de sellado.
  3. Ahora puedes introducir y hacer funcionar la grifería.
  4. Vuelve a poner el sifón.
  5. De nuevo, coge sellador de silicona o cinta de sellado y aplícalo en los bordes del fregadero para evitar que el agua se meta por debajo.

¡Y ya está! Puedes comprobar por ti mismo que la instalación de un fregadero no es difícil y puedes disfrutar de tu nuevo ayudante.

Productos relacionados

44,63 € con IVA
En stock 2 uds
Se enviará mañana
205,70 € con IVA
En stock 1 ud
Se enviará mañana
65,52 € con IVA
En stock 9 uds
Se enviará mañana
230,91 € con IVA
En stock 1 ud
Se enviará mañana
420,65 € con IVA
En stock 27 uds
Se enviará mañana
277,40 € con IVA
En stock 1 ud
Se enviará mañana
267,43 € con IVA
En stock 27 uds
Se enviará mañana
arriba
Clientes de Avis www.sanitino.es