Ir al contenido principal

¿Con qué frecuencia te lavas las manos? ¿Dedicas suficiente tiempo a esta actividad o sólo te enjuagas las manos con agua? Lavarse las manos parece sencillo hasta el punto de ser trivial. Podemos lavarnos las manos varias veces al día, pero si no conocemos el método correcto, no nos protegeremos de las enfermedades infecciosas. Tenemos una guía paso a paso para la higiene de las manos.

Aunque lavarse las manos no es una ciencia espacial, hay algunas reglas que vale la pena seguir. Podemos evitar muchas enfermedades. Pero antes, recordemos por qué es importante lavarse las manos con regularidad y qué puede ocurrir si no lo hacemos.
 

La importancia de lavarse las manos

Seguro que de pequeño escuchabas por todos lados: "¡Ve a lavarte las manos!", "¿te has lavado las manos?", "¡no te olvides de lavarte las manos!"... ¿Pero por qué es tan importante? La razón principal de los buenos hábitos de higiene es evitar la propagación de enfermedades. El 80% de las enfermedades infecciosas se transmiten por las manos. Y no es de extrañar, ya que nuestras manos están en constante contacto con las manillas de las puertas, los agarraderos de los autobuses y trenes, los interruptores, etc. Además, cabe mencionar que dar la mano también alberga un número importante de gérmenes. Mientras que una mano lavada contiene aproximadamente 50 gérmenes, una mano sin lavar alberga más de 10 millones de gérmenes.

umývání rukou

Intenta ser consciente de lo que haces con las manos y de lo que tocas. Imagínate, por ejemplo, tu viaje matutino al trabajo o a la escuela. Seguro que alguna vez te has agarrado a una barra, a un agarradero o a un asiento en un vehículo. Pero había miles de personas tocando todas estas cosas antes, y todos tenían gérmenes en sus manos. Cuando tocaste el agarradero, algunos de ellos se transfirieron a tu mano también.

Si no te lavas las manos y luego sacas el bocadillo de la bolsa con las manos, los gérmenes pueden entrar en tu cuerpo y causar problemas de salud. Y eso es sólo un pequeño ejemplo de transmisión de bacterias. Hay otras innumerables formas en que las bacterias pueden llegar a tus manos. 

Para evitar contraer enfermedades desagradables y al mismo tiempo no transmitir nuestros gérmenes a los demás, es conveniente lavarse las manos especialmente en los siguientes casos:

  • Si están visiblemente sucias.
  • Después de usar el inodoro.
  • Antes y después de manipular los alimentos, antes de cocinarlos, antes de prepararlos y de comerlos.
  • Antes de utilizar medicamentos o cosméticos.
  • Después de estornudar, limpiarse la nariz y toser.
  • Tras el contacto con el enfermo o tras visitar un hospital o una farmacia.
  • Antes y después del tratamiento de la herida.
  • Tras el contacto con animales.
  • Tras el contacto con los residuos.
  • Después de llegar a casa.
  • Después de viajar en un medio de transporte.
  • Después de tocar billetes y monedas.
     

Entonces, ¿cómo lavarse las manos correctamente?

El lavado de manos debe durar aproximadamente 30-40 segundos. Si se desinfectan las manos, el tiempo se reduce a 20 segundos.

  1. Aclárate las manos idealmente con agua tibia, no fría.
  2. Una vez que tengas las manos mojadas, aplica el jabón formando espuma (en caso de que utilices una pastilla de jabón). Si utilizas un dispensador, sólo necesitas 1 dosis completa.
  3. Enjabónate las manos: aplica el jabón en las palmas y con los dedos te frotas con movimientos circulares. Hazlo durante al menos 30 segundos.
  4. Extiende el jabón entre los dedos: la gente suele olvidarse de la zona entre los dedos. Por tanto, aplica también jabón en esta zona descuidada. Aquí es donde las bacterias que causan la enfermedad se asientan con más frecuencia. Sé cuidadoso.
  5. A continuación, aclárate las manos bien con agua.
  6. Por último, asegúrate de secarte las manos con una toalla o un papel. Si utilizas una toalla, asegúrate de cambiarla regularmente.

jak si mýt ruce


Milagro higiénico en forma de grifos automáticos

Al lavarse las manos surge un pequeño problema. ¿Cómo cerramos el grifo si ya tenemos las manos lavadas y lo hemos tocado antes con las manos sucias? La solución sencilla es la grifería automática, que mantiene las manos y la superficie higiénicamente limpias después de cada uso. Aunque la grifería sin contacto era hasta hace poco el privilegio de los establecimientos públicos (comedores, hoteles, centros comerciales, etc.), ahora se está abriendo paso cada vez más en los hogares. Y no es de extrañar, además de una higiene perfecta, es muy práctica, económica y bien pensada en cuanto a diseño.

Además de la comodidad de uso y la excelente higiene, los grifos sin contacto también permiten ahorrar agua. Un sensor detecta los movimientos de la mano y garantiza que el agua sólo fluya cuando sea necesario. Esta es una forma eficaz de ahorrar agua en un hogar con niños, ya que éstos, en particular, a veces se olvidan de cerrar el grifo.

Puedes encontrar grifos de baño automáticos en la cartera de GROHE, Hansgrohe o GEBERIT.

No olvides compartir tus conocimientos sobre el correcto lavado de manos con tus hijos. Siempre es mejor difundir conocimientos, que gérmenes dañinos.

Productos relacionados

251,32 € con IVA
En stock 18 uds
Saldrá del almacén hoy
538,75 € con IVA
En stock 5 uds
Saldrá del almacén hoy
331,42 € con IVA
Recibimos en nuestro almacén generalmente en 18 días (puede consultarlo por correo electrónico)
247,22 € con IVA
En stock 2 uds
Saldrá del almacén hoy
282,98 € con IVA
En stock 9 uds
Saldrá del almacén hoy
538,75 € con IVA
En stock 5 uds
Saldrá del almacén hoy
230,04 € con IVA
En stock 2 uds
Saldrá del almacén hoy
561,44 € con IVA
Recibimos en nuestro almacén generalmente en 21 días (puede consultarlo por correo electrónico)
538,75 € con IVA
Recibimos en nuestro almacén generalmente en 21 días (puede consultarlo por correo electrónico)
524,93 € con IVA
Recibimos en nuestro almacén generalmente en 21 días (puede consultarlo por correo electrónico)
arriba
Clientes de Avis www.sanitino.es